Centro Quiropractico Goya, Salamanca, Chiropractor in Goya Madrid, dolor de espalda, dolor de cuello, ciática, articulaciones, esguinces"

Técnicas de Ajustes

Herramientas que el quiropráctico utiliza en su práctica para corregir la disfunción biomecánica del cliente.Estas técnicas pueden ser aplicadas manualmente, con ayuda de instrumentos (como el de la foto) y utilizando camillas apropiadas. ActivatorInstrumento diseñado especialmente para ajustes de presición, fuerza y velocidad controlada. Se recomienda utilizar esta técnica en niños, personas con Osteoporosis y segmentos que demanden ajustes con menor fuerza o que tienen límites en movimiento.

Técnicas de ajuste del activado

Los activadores son instrumentos pequeños utilizados por los quiroprácticos. Estas herramientas accionadas porresorte entregan una pequeña cantidad de fuerza a una velocidad extremadamente alta a una zona de la columna vertebral. Un quiropráctico puede optar por utilizar un activador en lugar de realizar el ajuste manual tradicional por muchas razones diferentes.OperaciónCuando el quiropráctico libera el activador, su punta de silicona se extiende rápidamente y proporciona una presión sobre todo lo que contacta. Cuando el quiropráctico coloca un activador contra una parte del cuerpo que no requiere un ajuste, el cliente apenas siente la presión y no sufre ningún daño. Por esta razón, muchos quiroprácticos demuestran las ventajas de un activador en los brazos y manos de sus clientes. Pruebas de la longitud de las piernasUna prueba de longitud de la pierna puede indicar si un activador ha hecho el ajuste necesario a la espina dorsal de un cliente. El quiropráctico comprueba la longitud relativa de cada pierna antes del ajuste y después manipula o pide al cliente que mueva sus piernas y re-evalúa la longitud relativa de las piernas. Después de un ajuste exitoso, las piernas deben tener la misma longitud. De lo contrario, la situación puede requerir de un segundo tratamiento con el activador.

Alternativa para ajuste manual

Algunas situaciones no requieren de un ajuste manual. Por ejemplo, algunos problemas espinales requieren de movimientos pequeños y precisos que pueden resultar difíciles de lograr con la manipulación espinal tradicional. Algunos trastornos específicos, tales como el síndrome del túnel carpiano, parecen beneficiarse con los ajustes activadores. 

Algunos clientes presentan dificultad con los ajustes manuales, lo que hace que el activador sea especialmente útil en su tratamiento. Muchas mujeres embarazadas no pueden descansar sobre la mesa de ajuste quiropráctico, requiriendo del uso de un activador. El instrumento funciona en cualquier persona que no pueda utilizar la tabla del quiropráctico; también puede beneficiar a los que están nerviosos o preocupados por el ajuste, debido a que estos clientes tienden a tensar los músculos durante un ajuste, reduciendo al mínimo su eficiencia.

LA QUIROPRÁCTICA, a pesar de estar reconocida como profesión sanitaria por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), y de tener carácter sanitario en la mayoría de los países desarrollados del Mundo, entre ellos muchos países europeos como Reino Unido, Francia, Portugal, Italia, Dinamarca o Suiza, y en algunos de ellos con reconocimiento de profesión sanitaria de salud básica, NO ES UNA PROFESIÓN SANITARIA Y NO HA SIDO OBJETO DE REGULACIÓN EXPRESA EN ESPAÑA. Al ser la normativa sanitaria una cuestión de Derecho interno y reservado a la Soberanía de cada País miembro de la UE, la profesión quiropráctica en España se encuentra en una situación de vacío normativo. Desde la Asociación Española de Quiroprácticos (A.E.Q.) se ha solicitado ante las Cortes y los Ministerios competentes en materia de Sanidad y Educación que el Parlamento impulse el proceso legislativo que reconozca el carácter sanitario y la sustantividad propia de la profesión quiropráctica. En los países que cuentan con regulación legal, la licenciatura en Quiropráctica se obtiene al finalizar los programas educativos de 5 o 6 años. Dos instituciones españolas, el Real Centro Universitario María Cristina de Madrid (UCR) y el Barcelona College of Chiropractic (BCC), ofrecen programas (TÍTULOS PROPIOS, NO OFICIALES) de cinco años de duración para la formación y el ejercicio de la quiropráctica, a la espera de que se reconozca legalmente esta profesión en España. Mientras tanto, dichos títulos cumplen todos los estándares de calidad y excelencia que exige el Consejo de Educación Quiropráctica Europeo (E.C.C.E.) , y paradójicamente, los titulados españoles podrán ejercer como profesionales sanitarios en otros países como Estados Unidos, Francia o Inglaterra, pero no en el suyo propio. La A.E.Q. fue creada y reconocida por el Ministerio del Interior en 1986, incluye a 200 miembros que posean un título universitario reconocido por el Consejo de Educación Quiropráctico Europeo, lo que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de calidad en el ejercicio de esta profesión a nivel Europeo, pero lamentablemente, hasta la fecha, nuestros títulos y diplomas NO SON TÍTULOS OFICIALES EN ESPAÑA. Si estás siendo atendido por un quiropráctico verifica y comprueba que sea miembro de la A.E.Q. en el apartado “Busca un quiropráctico” de su página web: http://www.quiropractica-aeq.com , de ese modo tendrás la garantía de que cumpla los estándares de calidad establecidos por E.C.C.E.. La regulación de la quiropráctica en España es una cuestión de oportunidad política, pero mientras tanto, los profesionales quiroprácticos que cumplen los requisitos establecidos por los Estatutos de la A.E.Q. se encuentran en una situación de inseguridad jurídica y agravio comparativo con otros profesionales de otros países europeos, pudiendo ocurrir que los ciudadanos sean tratados por presuntos quiroprácticos que no cumplan los estándares mínimos de calidad exigibles internacionalmente.